viernes, 1 de abril de 2011

Ciudades Slow

Ciudades sin estrés donde el tiempo fluye sin agobios y la calidad de vida de sus habitantes, el medio ambiente, la cultura y la gastronomía local son prioritarios. Más de cien ciudades de todo el mundo, entre ellas seis españolas, reúnen todos estos requisitos y, por ello, forman parte de la red de "Ciudades Slow". La iniciativa, surgida en Italia en 1999, sigue los pasos del movimiento "Slow Food" y cuenta con una organización que distingue a sus socios con un certificado de calidad.
 
Por ALEX FERNÁNDEZ MUERZA
 
¿Qué son las ciudades slow?
 

El surgimiento de las "Ciudades Slow" se remonta a 1999 en Italia, de ahí que también se conozca en el ámbito internacional como "Cittaslow". El alcalde de la pequeña localidad toscana de Chianti, Paolo Saturnini, pensó que podía trasladar a la escala urbana el modo de vida de la "Slow Food", creada por su compatriota, el sociólogo y crítico gastronómico Carlo Petrini.

De esta manera, si la comida lenta defiende unos ritmos más pausados y el disfrute de cada plato como prioridad, las ciudades lentas ofrecen a sus habitantes mejorar su calidad de vida a través de la tranquilidad, los espacios verdes y la ausencia de estrés.

La idea se extendió pronto a las vecinas de Chianti, las localidades de Bra, Positano y Orvieto. Desde entonces, el movimiento ha convencido a más de un centenar de ciudades y comarcas de todo el mundo. Italia, como país de origen de la organización, tiene el mayor número de ciudades asociadas: 69. Canadá, Estados Unidos, Sudáfrica, Corea del Sur o Australia también albergan ciudades que integran el club.

Ciudades lentas, ciudades verdes

El medio ambiente es una de las bases fundamentales de las ciudades slow:

  • Sus responsables institucionales deben mantener una arquitectura respetuosa con el entorno y amigable para sus habitantes. Los centros urbanos están cerrados al tráfico rodado, se potencia el uso de las energías renovables y se aprueban leyes y normas coherentes con la naturaleza.

  • Los espacios histórico-culturales y las zonas verdes se deben priorizar y conservar en perfecto estado. Estas ciudades deben potenciar sistemas de reciclaje de la basura que sean un referente ecológico para el resto.

  • El crecimiento de la ciudad se debe guiar por la mejora del territorio y de sus habitantes, y no por la construcción urbanística insostenible del negocio inmobiliario.

  • La alimentación debe basarse en el Slow Food y, en general, en los productos locales, ecológicos y de temporada.

 

 
 

--
Martin Lacuesta

estampando sin parar   http://estampasis.net/
fotografias varias          http://www.flickriver.com/photos/sato_mvd/
blog                            http://slowfoodcanelones.blogspot.com/

móvil|||||||||||||||||||||||||||||||||||099 220938
Canelones / Uruguay


No hay comentarios: