martes, 20 de noviembre de 2012

10 palabras que cambian el mundo

La ceremonia de apertura del Salone del Gusto/Terra Madre se vió distinguida por las intervenciones de 10 grandes oradores. Alice Waters, Vandana Shiva, José Graziano Da Silva, por citar sólo a algunos, pronunciaron palabras clave como tierra, semillas, agua, instrucción, biodiversidad, frente al colorido público que atestaba el Palaolimpico Isozaki de Turín. Entre los millares de espectadores se hallaban los representantes de las comunidades del alimento provenientes de todo el mundo.

Diversidad
“Terra Madre es la celebración de la diversidad. Diversidad lingüística, cultural, de colores, de gustos. La diversidad es presupuesto esencial de la seguridad alimentaria, y todos conocemos la importancia de la comida en nuestras vidas. [...] Hubo una época en la que el género humano cultivaba decenas de millares de verduras y cereales, mientras que hoy nuestra agricultura gira en torno a pocos centenares de variedades. Pero éste es el momento aun de lamentarse, de hecho: debemos concentrarnos en nuestros proyectos, llevarlos adelante y promover modelos sostenibles”.
José Graziano Da Silva, director general de la FAO



Semillas
“En las semillas la vida se renueva. Y es de las semillas de donde nacen los alimentos. En las lenguas de la India la palabra “semilla” significa “lo que abre la vida”. Y sin embargo hoy esa fuente misma de la vida es víctima de acaparamiento y privatizaciones. Una semilla, por su naturaleza, está creada para el don. La semilla de manzana no dice “reconóceme un derecho de autor si quieres manzanas”. La semilla recompensa a quien la cultiva y esto no puede aceptarlo la avidez. Las semillas no se inventan: son el fruto de millares de años de evolución y de millares de años de cruces. Pretender patentar una semilla es un hurto, es biopiratería”.
Vandana Shiva, presidenta y fundadora de Navdanya, India

Educación
“El placer de la comida debe caminar parejo con la justicia. La fuerza de Slow Food reside justo en la capacidad de unir ambas cosas. El placer y el gusto unen a las personas, las reúnen en torno a una mesa, crean nuevas relaciones entre cada comensal y la comida, además de nuevos vínculos entre los comensales. A través de las escuelas podemos llegar a todos los niños, y si comenzamos a nutrir a los niños con comida sana, gustosa y sostenible, este tipo de alimentación podrá convertirse en un derecho y dejar de ser un privilegio. Sabemos que la incansable propaganda del fast food adoctrina a nuestros hijos, y por eso necesitamos una solución universal y tangible, como un correcta educación sobre la alimentación, una instrucción comestible”.
Alice Waters, presidenta y fundadora del proyecto Edible Schoolyard, Estados Unidos

Redes
“Hoy nos hallamos todos reunidos como una gran familia, para celebrar un proyecto común. Lo que hemos construido ha requerido compromiso, tiempo, trabajo y capacidad de pensar colectivamente. En Uganda hemos conseguido unir a cultivadores, voluntarios, comerciantes, cocineros, periodistas, líderes locales, consumidores y escuelas en la defensa de la agobiodiversidad, de las tradiciones culinarias y de los valores de nuestro país. Para construir una cadena alimentaria sostenible se necesita la participación de muchos, y para protegerla es necesario mantener el contacto y continuar trabajando en el desarrollo de las redes de Slow Food y Terra Madre”
Edward Mukiibi, Slow Food Mukono, coordinador del proyecto Mil huertos en África para Uganda

Tierra
“La tierra ha sido desde siempre violada, explotada y maltratada, pero su voz jamás ha dejado de hablarnos con fervor. Nosotros amamos nuestra tierra, es lo único que existe de verdad. La tierra produce esos cestos de fruta sagrada que llegan a las mesas de todo el mundo. La tierra puede ser un gran jardín de maravillas, donde el hombre introduce la cosecha del conocimiento. Mediante el respeto, la determinación y la creatividad, este inmenso patrimonio de conocimiento puede garantizar que la tierra no sólo nos ofrezca nuestro pan cotidiano, sino que también nos garantice dignidad, libertad, calidad de vida y gozo para todas sus criaturas”.
Carlos Vanegas Valdebenito, CET Expo Móvil, Chile

Despilfarro
“Si conseguimos reducir a la mitad el despilfarro total de comida, tendríamos con qué nutrir a un millardo más de personas sin necesidad alguna de incrementar la producción o de exigir más de lo debido a nuestros recursos. [...] Frente al hambre del mundo el único número aceptable es el cero”.
José Graziano Da Silva, director general de la FAO

Agua
“Cuando el agua apareció sobre la tierra portó consigo el don de la vida. Nosotros mismos, los seres humanos, somos agua organizada. La tierra absorbe el agua como un tesoro precioso, y es el agua la que nutre las miles de especies vegetales que componen el patrimonio de la biodiversidad mundial. Los arroyos y los ríos atraviesan los continentes hasta desembocar en los mares y en los lagos, y cada curso de agua es, a su vez, un recurso. Una vez contaminada, sin embargo, el agua deja de ser transmisora de vida para transformarse en recéptaculo de venenos que provocan enfermedades y matan los organismos. Está en nuestras manos reposicionar el centro de la vida y conseguir que esa fuente permanezca limpia: se trata de volver a limpiar el ambiente”.
Carmen Martinez, coordinadora del Baluarte del amaranto de Tehuacán, México

Energía
“Después del incidente en la central nuclear, que ha contaminado nuestra zona con niveles altísimos de radiación, hemos comenzado a buscar sistemas que permitieran a los productores de alimentos salvar sus tierras y sus productos de la contaminación. La energía nuclear tiene el poder de acabar con muchos de los logros del movimiento Slow Food, y creemos que es indispensable promover el uso de energías alternativas. No tiene sentido alguno utilizar fuentes de energía de alto riesgo, que amenazan con contaminar el ambiente y destruir el vínculo entre la gente, la comida, la vida y un bien inestimable como es nuestra tierra”.
Yoko Sudo, Slow Food Fukushima, Japón

Biodiversidad
“En mi región la biodiversidad cultural y alimentaria típica de los Balcanes es el resultado de una extrema variedad de prácticas agrícolas y tradiciones gastronómicas. Hay muchísimas antiguas razas animales y variedades vegetales. La globalización, unida a la intensificación y a la industrialización de la agricultura, ha provocado una difusión creciente de prácticas zootécnicas y agronómicas basadas en un número muy restringido de razas y variedades. Corremos un riesgo muy grave. Tutelar las variedades más raras significa asimismo garantizar el futuro de nuestras comunidades. Sólo de esta manera, y sólo trabajando unidos, podemos preservar el patrimonio de la agrobiodiversidad y transmitirlo a las próximas generaciones”.
Ivanov Sergez, comunidad del alimento de los ganaderos de Stara Planina, Serbia

Celebración
“Terra Madre ha sido durante estos años contemplada con curiosidad desde todos los puntos de vista, desde el antropológico hasta el folklórico. Y sin embargo, hay que comenzar a interpretarla ante todo como un gran fenómeno político... Esta política necesita ser realizada con alegría, serenidad y festejo. Esta crisis no será superada con la tristeza sino solamente a partir de la serenidad... Aquí, en Terra Madre, la política ha tomado de la mano a la alegría...”
Carlo Petrini, fundador y presidente de Slow Food Internacional


fuente:
http://www.terramadre.org

No hay comentarios: