viernes, 7 de agosto de 2015

Gobernando como los tres monos sabios (sin hablar, sin escuchar, sin ver)


Gobernando como los tres monos sabios (sin hablar, sin escuchar, sin ver)


En una “decisión política” avasalladora e imperativa, la nueva Dirección de Salud de la Intendencia de Montevideo, a cargo de la doctora Analice Berón, barre de un plumazo, no solo el proceso de etiquetado de alimentos con componentes TRANSGÉNICOS, sino el Derecho real y vital del ciudadano consumidor: SABER lo que COMEMOS.
El proceso por el cual la Intendencia de Montevideo aprobó el etiquetado de alimentos con componentes transgénicos, fue fruto del trabajo de un equipo que integró a técnicos de bromatología de la IM, investigadores de la UdelaR y Organizaciones de la sociedad civil involucrados en el tema alimentación.

El decreto municipal se aprobó en 2013 por unanimidad en la junta departamental de Montevideo.
De esta forma Uruguay pasó a ser el país 65 en el mundo, en brindar a los consumidores, por medio del citado etiquetado, la información sobre componentes de origen transgénicos.

Paradójicamente, la ley de Etiquetado Transgénico que se cosechaba con frutos, tras un laboreo de casi tres años de un amplio equipo técnico interdisciplinario y el derecho a la información del consumidor, hoy está siendo fumigado de los campos del Saber!... y sencillamente porque para algunos es mejor no ver, no escuchar, y mejor no hablar de ciertas cosas…
Parece que no alcanza con poner en riesgo los recursos naturales como el agua, el aire y la tierra. Además pareciera que los uruguayos tenemos que comer la producción que las grandes corporaciones multinacionales sirven en nuestras mesas y las de nuestras familias, con los ojos vendados. Qué es eso tan misterioso y peligroso que se esconde detrás de los TRANSGÉNICOS, como para frenar abruptamente la ley de ETIQUETADOS apenas incorporada?...

Solo el manejo transparente de la información nos hace libres, ciudadanos activos y críticos.

Desde el gobierno parece ser política de Estado el ocultar y esconder información. Con el discurso de evitar “alarma pública” se nos esconde información que como en este caso tiene que ver directamente con la salud pública y el derecho a elegir.

¿Para quiénes gobiernan nuestros funcionarios?¿Para proteger el interés común de nuestra gente o para cuidar el negocio de algunas pocas multinacionales que no solo nos quitan nuestra biodiversidad y soberanía alimentaria, sino nuestro derecho más humilde y honesto: Saber lo que comen nuestros hijos…?

Desde nuestro lugar como organizaciones sociales y ciudadanos queremos denunciar este nuevo atropello y avasallamiento de nuestros derechos.



Slow Food Uruguay.
099 500 574

No hay comentarios: